NOVEDADES.

Puedes descargar la liturgia de Cristo Rey

Puedes descargar oraciones el la página RECURSOS

Puedes descargar los horarios de las celebraciones de Espinosa y servicios y de Montija y servicios

La catequesis parroquial comenzará en domingo 8 de noviembre. Puedes descargar el protocolo para la prevención del Covid'19 y la inscripción a los grupos

Liturgia del día

Jueves, 26 de noviembre de 2020

Primera lectura

Lectura del libro del Apocalipsis (18,1-2.21-23;19,1-3.9a):YO, Juan, vi un ángel que bajaba del cielo con gran autoridad, y la tierra se deslumbró con su resplandor. Y gritó con fuerte voz:
«Cayó, cayó la gran Babilonia. Y se ha convertido en morada de demonios, en guarida de todo espíritu inmundo, en guarida de todo pájaro inmundo y abominable.
Un ángel vigoroso levantó una piedra grande como una rueda de molino y la precipitó al mar diciendo:
«Así, con este ímpetu será precipitada Babilonia, la gran ciudad, y no quedará rastro de ella. No se escuchará más en ti la voz de citaristas ni músicos, de flautas y trompetas. No habrá más en ti artífices de ningún arte; y ya no se escuchará en ti el ruido del molino; ni brillará más en ti luz de lámpara; ni se escuchará más en ti la voz del novio y de la novia, porque tus mercaderes eran los magnates de la tierra y con tus brujerías embaucaste a todas las naciones».
Después de esto oí en el cielo como el vocerío de una gran muchedumbre, que decía:
«Aleluya La salvación, la gloria y el poder son de nuestro Dios, porque sus juicios son verdaderos y justos. Él ha condenado a la gran prostituta que corrompía la tierra con sus fornicaciones, y ha vengado en ella la sangre de sus siervos».
Y por segunda vez dijeron:
«¡Aleluya!».
Y el humo de su incendio sube por los siglos de los siglos.
Y me dijo:
«Escribe: "Bienaventurados los invitados al banquete de bodas del Cordero"». Palabra de Dios

Salmo

Sal 99,2.3.4.5R/. Bienaventurados los invitados al banquete de bodas del Cordero.

Aclama al Señor, tierra entera,
servid al Señor con alegría,
entrad en su presencia con vítores. R/.

Sabed que el Señor es Dios:
que él nos hizo y somos suyos,
su pueblo y ovejas de su rebaño. R/.

Entrad por sus puertas con acción de gracias,
por sus atrios con himnos,
dándole gracias y bendiciendo su nombre. R/.

El Señor es bueno,
su misericordia es eterna,
su fidelidad por todas las edades. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (21,20-28):EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Cuando veáis a Jerusalén sitiada por ejércitos, sabed que entonces está cerca su destrucción.
Entonces los que estén en Judea, que huyan a los montes; los que estén en medio de Jerusalén, que se alejen; los que estén en los campos, que no entren en ella; porque estos son "días de venganza" para que se cumpla todo lo que está escrito.
¡Ay de las que estén encintas o criando en aquellos días!
Porque habrá una gran calamidad en esta tierra y un castigo para este pueblo.
"Caerán a filo de espada", los llevarán cautivos "a todas las naciones", y "Jerusalén será pisoteada por gentiles", hasta que alcancen su plenitud los tiempos de los gentiles.
Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y el oleaje, desfalleciendo los hombres por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo serán sacudidas.
Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y gloria.
Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación». Palabra del Señor

MÚSICA CRISTIANA

Alabar a Dios y cantarle salmos pertenece a nuestra tradición. Desde siempre, de diversas maneras hemos aprovechado este libro de la Biblia para cantarle con cánticos de tres mil años. Hoy cantamos con la Hermana Glenda, MI GUARDIAN NO DUERME

SANTO DEL DÍA

SAN SILVESTRE GOZZOLINI

Junto a Fabriano, en el Piceno, de Italia, san Silvestre Gozzolini, abad, que habiendo calado hasta el fondo la vanidad de todas las cosas del mundo, a la vista de la sepultura abierta de un amigo, fallecido poco antes, se fue al eremo, cambiando varias veces de sitio para permanecer más oculto a los hombres, y por fin, en el desierto, junto al monte Fano, trazó las bases de la Congregación de los Silvestrinos, bajo la Regla de san Benito.

CANCIONES CON MENSAJE

Un paseo por el campo; mojarse los pies con el rocío que, en estos amaneceres frescos, permanece inmutable en la hierba; con suerte, divisar una pareja de corzas saltando entre los sembrados de la tierra recién removida. Una rapaz cruza el cielo bajo el fresco sol del mediodía. Una senda llena de recuerdos de generaciones que la han transitado, y que se sigue manteniendo inalterada junto al cauce del río. Si leyéramos al maestro Delibes encontraríamos miles de caminos del campo castellano. Pequeños placeres que la sociedad nos van hurtando en la medida en que nos volvemos civilizados. ESCUCHA

REFLEXIÓN DEL DÍA

Levantaos, alzad la cabeza, se acerca vuestra liberación. Cuando se escribe el Evangelio de Lucas ya se ha producido la invasión romana y la destrucción de Jerusalén. El evangelista quiere levantar el ánimo a los que se han quedado sin raíces y mostrarles dónde está el auténtico sentido. Cuando todo está perdido, Lucas invita a la misma recomendación de la tradición judía: Levanto mis ojos a los montes, de dónde me vendrá el auxilio. El auxilio me viene del Señor que hizo el cielo y la tierra. Sólo dios salva; sólo Dios tiene la última palabra; sólo Dios nos trae la salvación, y la salvación ya está aquí. El Emmanuel camina con nosotros.

ORACIÓN DEL DÍA

Tocar para ver. Ver para creer.
Enrocarte en la sospecha,
en garantías y cautelas.
Pensar mal, y acertar.


¿De verdad quieres ese camino?


Tú, de la gente, piensa bien,
y acertarás,
aunque te equivoques.


Tú elige creer para ver.
Creer en el amor,
que es posible, aunque a veces
se haga el escurridizo.
Creer en el vecino, que es persona,
y siente, come, ríe y pelea,
como tú, con sus razones y sus errores.
Creer en el futuro, que será mejor
cuanto mejor lo hagamos.
Creer en la humanidad,
capaz de grandes desatinos,
pero también de enormes logros.
Creer en la belleza, individual,
única, que se sale de los cánones
y se encuentra en cada persona.
Creer en las heridas de Dios,
nacidas de su pasión por nosotros.


Entonces verás,
con el corazón desbocado
por la sorpresa y el júbilo,
al Señor nuestro
y Dios nuestro
que se planta en medio,
cuando menos te lo esperas.