NOVEDADES.

Puedes descargar la liturgia del domingo 28 de febrero

AVISO: La Junta de Castilla y León permite, a partir de mañana, un tercio de asistencia a los templos. El aforo de Santa Cecilia será otra vez de 100 personas. Con ese motivo volvemos a los horarios de 11.30 misa de la Comunidad y 12.30 misa de las Familias. Se suprime la misa de los domingos por la tarde.

Puedes descargar la oración ORAR CON SAN PABLO

Descarga los horarios corregidos de Montija y servicios

Descarga los horarios de Espinosa y servicios 

 Puedes descargar el protocolo para la prevención del Covid'19 y la inscripción a los grupos

LITURGIA DEL DÍA

Lunes, 1 de marzo de 2021

Primera lectura

Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10):¡AY, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen sus mandamientos!
Hemos pecado, hemos cometido crímenes y delitos, nos hemos rebelado apartándonos de tus mandatos y preceptos. No hicimos caso a tus siervos los profetas, que hablaban en tu nombre a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra.
Tú, mi Señor, tienes razón y a nosotros nos abruma la vergüenza, tal como sucede hoy a los hombres de Judá, a los habitantes de Jerusalén y a todo Israel, a los de cerca y a los de lejos, en todos los países por donde los dispersaste a causa de los delitos que cometieron contra ti.
Señor, nos abruma la vergüenza: a nuestros reyes, príncipes y padres, porque hemos pecado contra ti.
Pero, mi Señor, nuestro Dios, es compasivo y perdona, aunque nos hemos rebelado contra él. No obedecimos la voz del Señor, nuestro Dios, siguiendo las normas que nos daba por medio de sus siervos, los profetas. Palabra de Dios

Salmo

Sal 78,8.9.11.13R/. Señor, no nos trates
como merecen nuestros pecados

No recuerdes contra nosotros las culpas de nuestros padres;
que tu compasión nos alcance pronto,
pues estamos agotados. R/.

Socórrenos, Dios, Salvador nuestro,
por el honor de tu nombre;
líbranos y perdona nuestros pecados
a causa de tu nombre. R/

Llegue a tu presencia el gemido del cautivo:
con tu brazo poderoso, salva a los condenados a muerte. R/

Nosotros, pueblo, ovejas de tu rebaño,
te daremos gracias siempre,
cantaremos tus alabanzas de generación en generación. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (6,36-38):EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante, pues con la medida con que midiereis se os medirá a vosotros». Palabra del Señor

MÚSICA CRISTIANA

Dios del amor, dios de la misericordia; dios que nos recuerda este camino de conversión, que sólo puede realizarse a través de la misericordia. Dios no se aparta de nosotros para que nosotros nos acerquemos con misericordia a los demás. NADA PUEDE SEPARARTE

SANTO DEL DÍA

SAN DAVID DE GALES

David de Gales, también conocido como David de Menevia, fue un obispo y abad galés del siglo VI. Es venerado como santo por las Iglesias Católica y Anglicana y fue declarado santo patrón de Gales.

CANCIONES CON MENSAJE

Hoy era el día del ángel en el calendario antiguo, fiesta traspasada al 2 de octubre. Aún así, seguimos necesitando ángeles alrededor de nosotros, porque no dejamos de exponernos. A pesar de las bajada de contagios, sorprende cómo crece el número de fiestas ilegales y cómo, después de un estudio que cifra en 27.000 los muertos por el 8-M del año pasado, todavía piensan en repetir la burrada. Ángelito, cuídanos, que nosotros no sabemos.

ESCUCHA

 REFLEXIÓN DEL DÍA

Misericordia. Es una de las claves de la cuaresma. Pedimos misericordia por nuestros pecados, rezamos el salmo 50 repetidamente. Pero hay un pequeño error; en vez de pedir misericordia, lo que debemos hacer es buscar la Misericordia. En vez de conformarnos con un efecto saludable para nuestras vidas, por qué no vamos a encontrarnos con la fuente. 

ORACIÓN DEL DÍA

Hay una voz en mi interior, Señor, que me impulsa a decirte: "¡Perdóname!" Perdóname, Señor, las veces que te he ofendido directamente y las que te he ofendido en mí o en los demás. Perdóname, Señor, las veces que he pretendido juzgarte, las veces que te he ignorado y las veces que no te he dado gracias. Perdóname por haber ofendido a otros con mi incomprensión y mi arrogancia; las veces que no he visto  más que sus defectos y no he sabido reconocer sus exigencias y sus virtudes. Perdóname, Señor, las veces que no he valorado tus dones y las veces que no he aceptado mis limitaciones. Acógeme, Señor, en tu bondad. Acéptame con mis debilidades y mis errores. Haz que, con tu perdón, sea mejor de lo que soy. Y que, reconciliado contigo, sea instrumento de reconciliación entre mis familiares y amigos.